5 mins

¿Cuántas frigorías debe tener mi aire acondicionado?

15 de abril de 2024

Las frigorías son una unidad de medida usada para estimar la capacidad de enfriamiento que tiene un sistema de aire acondicionado o refrigeración. Su equivalente es de -1000 calorías. El signo negativo indica que se está expresando un proceso de absorción de energía.

Las frigorías son una unidad de medida usada para estimar la capacidad de enfriamiento que tiene un sistema de aire acondicionado o refrigeración. Su equivalente es de -1000 calorías. El signo negativo indica que se está expresando un proceso de absorción de energía.

Debes saber que esta unidad de medida no ha sido incluida en el Sistema Internacional de Unidades. Esto se debe, principalmente, a que está pensada para expresar pérdidas de energía. Y aunque es posible emplearla para situaciones en donde exista un aumento energético, se prefiere recurrir a las calorías, o bien, a los julios.

Las frigorías en los sistemas de aire acondicionado

A pesar de no formar parte del sistema internacional, las frigorías sí que se utilizan con gran frecuencia en el Sistema Técnico. Para que puedas entender la razón por la que esta unidad de medida es la preferida en los sistemas de aire acondicionado, conviene que sepas que:

  • Una frigoría es la cantidad de energía necesaria para enfriar un kilogramo de agua de 15,5 ºC a 14,5 ºC en una hora y a presión normal.
  • Si tienes un equipo de aire acondicionado de 4.500 frigorías, esto significa que tu sistema puede enfriar 4.500 kilogramos de agua en una hora.
  • Esta unidad de medida equivale a 4,186 kilojulios o 1,163 vatios-hora.

Si analizas estos tres puntos, podrás darte cuenta de que la unidad se adecúa perfectamente a los sistemas de aire acondicionado y refrigeración.

¿Qué debes considerar para estimar cuántas frigorías debe tener tu aire acondicionado?

Hay muchos factores que debes revisar al calcular la cantidad de frigorías necesarias para que una habitación pueda enfriarse adecuadamente. Los más importantes son:

  • El tamaño de la habitación. Cuanto más grande sea, mayor tendrá que ser la capacidad de enfriamiento.
  • La orientación. Una habitación expuesta a grandes cantidades de luz solar requiere una alta disipación de energía calórica. Esto significa más frigorías.
  • El aislamiento de la vivienda. Si el lugar no se encuentra perfectamente aislado, tendrá pérdidas de enfriamiento. Por consecuencia, requerirás mayor potencia en tu sistema de aire acondicionado.
  • Dispositivos eléctricos dentro de la habitación. Dispositivos como los ordenadores, hornos de microondas, planchas e impresoras son fuente de calor. Del mismo modo, la iluminación puede aumentar la temperatura. Por tanto, a mayor número de dispositivos eléctricos y de iluminación, mayor será la capacidad de enfriamiento requerida.
  • Número de personas. La cantidad de personas dentro de una habitación es un factor también importante. Cada ser humano es capaz de generar alrededor de 120 W/h. Por ello, también es necesario que consideres cuántas personas en promedio ocuparán un espacio determinado para que tu estimación sea lo más precisa posible.
  • Preferencias personales. Acondicionar una habitación a la temperatura ideal puede ser un asunto de carácter subjetivo. Algunas personas disfrutan más de un ambiente fresco que otras.

¿Cuántas frigorías necesitas por metro cuadrado?

Dar una respuesta exacta a esta pregunta requeriría de un análisis termodinámico muy detallado y los cálculos podrían llegar a ser engorrosos. Para evitar este paso, que además suele ser innecesario, puedes seguir a las siguientes recomendaciones:

  • Para lugares donde el clima es mayormente cálido, la potencia de refrigeración recomendada es de 100 a 150 frigorías por metro cuadrado.
  • En lugares donde el clima es más frío, este requerimiento puede descender hasta de 50 a 100.
  • El coeficiente de conductividad térmica (λ) del espacio para enfriar debe ser menor o igual a 0.10 W/m²·K. De lo contrario, estas recomendaciones no son válidas y tendrías que reajustar las cantidades. Recuerda que, a mayores valores de lambda, mayor será la capacidad de refrigeración requerida.

Estos tres puntos son solo estimaciones generales. Considera que pueden variar de acuerdo con la aplicación o a las circunstancias de cada caso.

Problemas de un cálculo equivocado en la capacidad de refrigeración

Principalmente, existen dos casos: el sobredimensionamiento y el subdimensionamiento. El primero provoca derroches de energía e incomodidad en los usuarios por el enfriamiento excesivo. El segundo un deterioro mayor al normal en los sistemas de aire acondicionado y no ofrece el confort esperado.

Además de estos problemas generales, es importante que conozcas estos problemas específicos:

  • Ineficiencia energética. Si tu equipo está subdimensionado, tendrás dificultades serias para alcanzar y luego mantener la temperatura deseada. Además, el compresor estará trabajando con mayor frecuencia, esto hace que tu consumo de energía aumente.
  • Enfriamiento deficiente. Se refiere a que tu sistema no es capaz de llegar a la temperatura deseada. Esto se manifiesta especialmente en días calurosos o en lugares donde la carga térmica es elevada.
  • Niveles de humedad inadecuados. El aire acondicionado también regula la humedad de una habitación. Por lo tanto, si el sistema no está bien dimensionado, puede haber exceso de humedad y provocar malestar general.

Las frigorías son una unidad muy útil en sistemas de aire acondicionado y refrigeración. Hacer el cálculo apropiado es indispensable para que puedas saber qué equipo adquirir. ¿Te han quedado dudas al respecto? Ponte en contacto con Coolfy y visita nuestro blog para tener más información de nuestros sistemas.